domingo, 30 de diciembre de 2007



VERSOS HÚMEDOS

Asciendo por el túnel sereno
de tu carne
provocando oleadas de explosión
intemporales,
me sumerjo cual orquídea
expectante a tus deseos,
suplicando a los dioses
una estancia permanente
en tu seno.

Asciendes, provocas,
te sumerges, suplicas,
suplico agotarme en ti,
vivirte asido a mí,
vivirnos sin fin,
explorándonos
siempre.
La playa de Guadamía sirva de marco para estos Versos húmedos que fueron el tema de la última reunión del año 2007 en nuestro grupo de poesía ENCADENADOS.


Empezó 2008

Empezó enero y se fueron cayendo uno a uno todos los sueños navideños. Ya pasó el turrón de vuelve a casa, el gordo que salpica a muy poquitos pero que ilumina deseos muy perecederos, la nochevieja y sus colores de neón, risas, ritos de felicitación y cantos renovados de promesas de año nuevo. No preocuparse pues están las rebajas para continuar con el engaño consumista de la ridícula felicidad de comprar unos calcetines que no recesito por un euro menos de lo que los compraré mañana.
Menos mal que, además de todo esto, conservamos los valores verdaderos a buen recaudo que permanecen intactos después de tanto ajetreo festivo.
Sigamos caminando y creciendo en la cotidianeidad diaria de la vida.


Sobre la fotografía creo que no diré nada. Seguro que ya habéis adivinado.

lunes, 24 de diciembre de 2007


Me gusta asomarme a mi mar y pararme, aunque sólo sea un ratito, para sentirme acompañada de su arrullo. Y en el ajetreo de estos días es un lujo sentir la luz de su espuma y el abrazo de su fuerza para disfrutar la paz necesaria y combatir los excesos comerciales de estos días.

Os deseo a todos paz y solidaridad, en estas fechas y siempre, y un nuevo año que cumpla vuestros deseos.

domingo, 16 de diciembre de 2007



POR MIEDO

La ciudad aún duerme
y yo me alejo
antes de que despiertes
y te llore,
antes de que crezcas
y te confíe
mis debilidades al desnudo,
antes de que deshagas
la línea negra
del horizonte que respiro.

Me digo adiós, vuelvo
al encuentro
del desencuentro de algún
lugar del norte,
donde no ciegue
la radiante luz del día.

Reposo
junto al árbol
de la savia ancestral
que me alimenta.
La fotografía corresponde a un bosque de hayas en octubre cuando aún el otoño no había desnudado su troncos.

sábado, 8 de diciembre de 2007


No dejo de pensar este otoño en los arces japoneses que imagino anaranjados, o tal vez rojos virando al amarillo, iluminando mis recuerdos del verano y reconstruyendo mis recuerdos del país. En Takayama, aquel atardecer, yo había escrito...


LA LUNA APARECIÓ DOS VECES

Había visitado el templo en la mañana, participado de todos los ritos que aprendí, agua, incienso, dos inclinaciones, dos palmadas, un saludo, un deseo, un ruego, nueva inclinación y respetuosa despedida. Volviendo la cabeza te vi por un instante, un saludo, una leve inclinación y tu sonrisa.
La luna estaba llena, atardecía rojo en Takayama, paseábamos en yucata. Cruzamos la calle principal, probamos en todos los puestos de comida, bolitas de arroz engarzadas, pinchos morunos de ternera y pollo, pan de nueces e higos, mientras un grupo de jóvenes cantaba en inglés.
A la orilla del río de la vida discurría lentamente la vida, sumergidos en un río de risas familiares, entre fuegos artificiales que estallaban en la noche, apareció de nuevo la luna y volviendo la cabeza de nuevo te vi por un instante, un saludo, una leve inclinación y tu sonrisa.
Más tarde en el jacussi de la planta 10 volviste a aparecer, la luna volvió a bañarme y contigo despedí la noche.

sábado, 1 de diciembre de 2007



MENDELSSON. SINFONÍA nº 2.

Ya ondean murmullos inquietantes
en tu búsqueda.
No aparece entre el resplandor
constante del camino.
Permanezco erguida de luna
y bañada de deseo.
Majestuosa vida de dioses
recorro ante ti,
algunos días caen copos de nieve,
suavemente,
otros la tormenta gris arrulla
las negras noches
y juego en el asfalto iluminado por las sombras.
Cuando el cielo sagrado nos convoca
detrás del cielo de tu boca
me refugio.
Disfruto este concierto de la vida,
quiero mascar su sintonía
y canto con cada uno de mis músculos.
Majestuosa vida,
voy a tu encuentro cotidiano,
tu música es el faro en mi tiniebla.

La noche ha pasado,
entra directa la luz a mis entrañas,
saltan los botones de mi corazón
y crezco,
creces ante mí.
No apareces, aún
te espero.

La naturaleza nos regala bellos atardeceres, éste lo disfruté paseando junto al mar.

domingo, 25 de noviembre de 2007



Día internacional contra la violencia hacia las mujeres, 25 de noviembre de 2007

Yo denuncio
tú denuncias
ella denuncia, él denuncia
nosotras y nosotros denunciamos
vosotros y vosotras denunciáis
ellas y ellos denuncian

Ésta es la campaña institucional del Instituto Asturiano de la Mujer de Asturias.
73 mujeres este año muertas en España por la llamada violencia de género, dos de ellas en Asturias. El día de la muerte de una mujer muy joven escribí este poema y colgué esta entrada en mi blog.


MARIPOSAS ROJAS

Una mariposa roja sobrevoló la noche
y las rosas abiertas de tus pechos
quedaron al desnudo en la acera.
El borde del acero recorrió
tu cuello transparente y te abriste.
La tarde, y toda la vida,
fue un bajo continuo de violencia.
Habías muerto en febrero, el veintisiete,
con veintisiete años casi no vividos.
Una fría y cínica sonrisa
te cubrió como un último abrigo.
Tus ojos, en el suelo aún, no sabían
como cortar el cordón umbilical
con tu asesino.
Una brisa en tu melena
cerró la noche
.


La prevención, la educación, el aislamiento del maltratador no parece que mitiguen esta enorme lacra social. Un lunes de hace algunas semanas fue un día negro para la violencia de género, cuatro mujeres muertas o heridas muy graves a manos de sus compañeros o excompañeros sentimentales. ¿Cuantas mujeres más estarán aguantando situaciones de violencia en silencio?
A ellas va destinado este poema, para que la luz y la libertad entre en sus vidas.

Sin más palabras, pasemos a la acción y denunciemos.

viernes, 23 de noviembre de 2007



TRANSITANDO LA MARAGATERÍA

Dormí bajo la luna y las estrellas, me despertó el sol que asomaba en la ventana. Los chopos y sus dorados amarillos atraviesan el cristal y me saludan, un poema de Leopoldo Panero había arropado abrazado mi sueño.
Esta mañana aún olía a leño consumido en charlas de chimenea de la noche anterior en la habitación nº 3 de una hospedería castellana, Casa Guts de Santiago Millas, a la espera de un cocido maragato.
Y sentí la majestuosa vida de los dioses en mis manos y el aire regalándome su fuerza, los pájaros cantando mi alma y escuché los rumores aún vivos de piedras en las destruidas casas de un pueblo abandonado y el ajetreo de la vieja abadía en el tránsito del camino de santiago.
Y añadí una piedra más en la famosa cruz de hierro y sentí la mano amiga, y las risas y la cercanía compañía y el dorado acompañándome el día entero y la triste despedida del atardecer convertido en rosa enardecido.
Y doy gracias por saber vivir estos encuentros.
Paseando al amanecer, en el Barrio de Abajo de Santiago Millas (León) me encontré con esta puerta, esta piedra y este sol y creí debía de guardarlo en el recuerdo.

jueves, 15 de noviembre de 2007



JAZZ EN EL CENTRO

Lentamente deshago
pétalos de arena a tus pies
y despiertas suavemente.

El piano en el piso de abajo
deshoja margaritas
acompañando a un contrabajo.

Vamos deslizando suspiros
de deseo, músicas de quejidos
que se agotan absorbe mi alma
en el sublime momento.

Amanece, ya se apagan los ensueños
la luna deja paso, desafinan
los rojos tulipanes, los cantos
de gorriones torpemente van naciendo
derrotados de luz y realidad.

Discurren los estadios de vida, cayendo
en torpes conciertos de tregua cotidiana,
sólo dos letras rojas alfombran de pasión
algunas noches, preludios
del dulce cacharreo y percusión
que anuncia un nuevo día,
jovial me sacude interiores,
despierta sentimientos que nunca
han debido de dormirse.

jueves, 8 de noviembre de 2007



REPROCHE

Siento el dulce chapoteo de tus aguas
pretenderme.
Te has perdido este sol
y este momento,
el dulce calor que me circunda,
y la luz verdiazul que refleja
mis sueños.
Y te has perdido,
soñarte.

Pasará este atardecer
como tú has pasado por mi vida,
sin darte cuenta que prendido
has quedado para siempre.

Puntillas de espuma asemejan tu atención,
van y vienen, se deshacen.
Escucho la mirada que rodea
mi imagen,
sentada en esta piedra,
sentada en esta vida,
alejada de ti y tus impulsos,
alejada de la vida y mía,
sólo mía.
Los reflejos de agua y el paseo relajado por el JBA, Jardín Botánico Atlántico de Gijón, reconfortan el alma.

domingo, 4 de noviembre de 2007



DÍA DE FALLECIDOS.

Llamó a la puerta, estaba oscura la escalera. Una mujer abrió, Lucía preguntó por su marido.
Era domingo, bastante pronto, tal vez las ocho y media. Lucía se había cruzado en el portal con una señora que venía de misa y llevaba el pan caliente bajo el brazo.
“¿Qué haces aquí?”, dijo él. “Comprobar lo que para mí era imposible de creer”, fue la respuesta.
Y así fue como, sin mas palabras, veinte años de convivencia saltaron por los aires. Lucía había retrasado demasiado la decisión y por fin aquel día de fallecidos lo había sido realmente.
Siete años después la sensación de libertad invade totalmente su alma. A la pregunta de ¿cómo estás?, divinamente es la respuesta espontánea.


A veces nos cuentan historias difíciles de creer. Historias como las que Tino Pertierra deshoja cada día en su columna diaria en La Nueva España. Ésta podía ser una de ellas. Confieso que siempre quise escribir pequeñas historias como Tino Pertierra.


La fotografía es de mi mar, mi mar de libertad, desde el rompeolas en el puerto de Gijón.

domingo, 21 de octubre de 2007



QUIERO SER AZUL EGEO

Quiero ser azul Egeo,
atardecer en cabo Sounion
segura de que, al fin, cae el sol
y refleja dorada espuma
al borde de mi frío corazón.

Quiero pasear cielos
vestida por olas
que se abren y se cierran
paralelas a tu paseo por mi alma,
dan sentido a las promesas
que ayer soñé contigo.

Sin saberlo, me produces
la sonrisa esbozada en los labios,
el vértigo del miedo
y oropeles lujuriosos
que engañan mis deseos.

Los dos buscamos, sin saberlo,
rutas fáciles de seda,
huecos sencillos de tulipas
que cubran soledades,
y una salida
que solamente se produce
uno a uno, ajena
al futuro venidero.

Quiero volver a ser azul Egeo,
rotundo, profundo, intenso
mar Egeo.

La fotografía corresponde al Puerto pesquero de Gijón, un buen sitio de partida hacia los sueños.

domingo, 14 de octubre de 2007



MARTIN CHIRINO Y RAMÓN MASAST en el Museo BARJOLA.

De todos los buenos museos que tenemos en Gijón creo que nunca os hablé del Museo Barjola. Es un buen día para pasear el puerto pesquero de Gijón, sentir el mar y sus arrullos, disfrutar de la luz y el sol de otoño y para entrar en el Museo Barjola, pasear la obra de Chirino, Masast y siempre, siempre Barjola.

Hasta diciembre disponemos en Gijón de seis obras de Martin Chirino. Mediterránea, 1971, en hierro, colocada a la sombra del Ficus benjamina que crece en el hall del museo, dos cuadros, Suite Florencia, 2004, en aguafuerte y resina, Mi patria es una roca II y IV, 2006, en forjado y piedra, el Árbol de luz y sombra, 2005, en hierro, además de la Espiral que da título a la exposición.


Esferas y espirales nacen
en grietas iniciales,
de ida hacia los sueños,
de vuelta a sus deseos.
Esferas, espirales y sombras,
músculos en sucesión
que planean el espacio
ampliando, decreciendo
marcha atrás hacia el nido
engendrador, con el viento
que nos abre, que nos cierra.

Tal vez la vida sea solamente
una esfera en espiral
y la sombra que cobija.



En la segunda y tercera planta del Museo se exponen magníficas fotografías de Ramón Masast, blanco y negro las más antiguas, sabiamente combinadas con su obra en color de 1981 al 2006. Contactos es el título de esta exposición, contactos y contrastes, líneas y escenas, personas y personajes, texturas y geometría, esquinas y árboles al cielo, tejados y números, denuncia y vidas, siempre magníficamente reflejada la vida.

Aviso: No se pude marchar de este museo sin hacer una visita a la obra de Barjola, sus personajes y Tauromaquias en la cuarta planta.


Os dejo la fotografía de dos obras de Martin Chirino, Suite Florencia, 2004, y Mediterránea, 1971, en primer plano. Las fotografías de Ramón Masast son tantas que tendría dificultades para escoger solamente una.


domingo, 7 de octubre de 2007



HUELE A OTOÑO

Mi esfera busca abrigo
de aristas romas,
es otoño y todo se repliega.
Borreguillos naranja algodón
anuncian un anochecer
recogido entre mis sueños.
¡Quédate un poco más!
suplica el alma ante umbrales
de dorados tafetanes.
Con suave intensidad
empieza a acompañarme
avanzando hacia las frías lunas
del invierno venidero,
revivirá los proyectos interiores.

No hacen daño los recuerdos,
bailaremos con las sombras
de tus besos.
La fotografía corresponde a un bosque de hayas, en el valle de Rabanal, cerca de Burón, al norte de León.

miércoles, 3 de octubre de 2007



PLAYA DE OTUR

Con texturas de arena
y arrullos de sol
ondeando tu espuma,
no cesas.
Cascadas blancas renuevas
y te miro y creces,
nunca cesas,
siempre creces.
Mientras escribía este post me enteré de la muerte del gran artista Pablo Palazuelo, Premio Velázquez 2004, al que descubrí hace casi treinta años en el Museo de Arte Abstracto de Cuenca.
Con motivo de una exposición temporal sobre su obra en el MNCARS, Museo Nacional de Arte Contemporáneo Reina Sofía, en diciembre de 2005, escribí este comentario y recogí algunas de sus palabras que, para mí, mejor reflejan su pensamiento sobre el arte.
PALAZUELO EN MÍ

Líneas que se ordenan
nadando en el espacio,
viajan, colorean la vida
danzando en mi mente.
Simetrías rotas,
perspectivas en el aire,
me acogen en su casa,
me dan luz,
son fugas que se escapan,
redondean otros tiempos
con músicas de miradas.
La fuerza en rojo y negro,
gris, azul y negro, amarillo,
que hoy necesita mi alma.
http://www.blogger.com/post-edit.g?blogID=14604010&postID=113494229083250207

"El espacio, el océano sin límites, es la matriz de todos los signos y de todos los ritmos. El espacio vivo, la vida en el espacio, es la materia del pensamiento, la trasparencia de las aguas". El cuerpo geómetra. Pablo Palazuelo.

sábado, 29 de septiembre de 2007


TRISTAN E ISOLDA

I
Suaves notas me deslizan por tus aguas,
una línea de azul horizonte levanta el día,
se despliegan libres velas en el cielo.
Y en ti, Isolda,
la desdicha de un viaje que se acaba
con la dulce venganza que fabricas
el filtro de amor que ya siempre nos engarza.

II
Verde oscuridad es la noche que busco
esperando el abrazo que suavice
la angustiosa pasión que llevo
y llevas dentro.
Libamos juntos el fuego de la espera,
ardemos juntos sueños
que deleitan nuestras horas.
Descubierta la pasión y la traición
imposible la vida sin ahogarnos
en promesas de eterna unión y muerte.

Tristán e Isolda somos,
Isolda y Tristán vivimos
promesas de unión y muerte.

III
Habito la cárcel de mi herida,
sueño tus notas y tus besos,
busco ocarinas de vientos dulces y oleaje
que traigan tus labios a mis besos.
Llegas cuando parto en viaje eterno.
Ya nunca la dicha nos alcanza,
sólo encuentras la fría visita de la muerte

Tristán e Isolda somos,
Isolda y Tristán vivimos
eternos sueños de amor y muerte.


El Teatro Campoamor de Oviedo, en su 60 temporada de Ópera nos ofreció un maravilloso, Tristán e Isolda. Wagner en la más pura esencia, con una escenografía conceptual muy interesante en la que la luz fue protagonista de excepción. Las voces de Jon Frederic West y Jayne Casselman, Tristán e Isolda, me parecieron de lujo. Es decir disfruté mucho de las cinco horas de Wagner.
La fotografía corresponde al artículo del periódico que a continuación os enlazo.

viernes, 21 de septiembre de 2007


Hay días de azules borreguitos surcados por cometas volando muy alto que construyen nidos en el cielo.


RETORNO

Retorno al país de mis recuerdos,
renuevo, rebusco y encuentro
aquel rincón favorito que me arrulla,
que se instala en los frágiles momentos.

Reposo, recupero y vuelvo
con alas renovadas que nacieron
de tus besos que no tengo,
de la fuerza que fabrico cada día,
de quienes acompañan mis caídas,
mis intentos.

domingo, 16 de septiembre de 2007










Para un occidental un mundo misterioso rodea a geishas y maikos. El paseo por el barrio de Gion con las tradicionales casas de té, contruídas en madera y ancladas en un tiempo pasado que revive y aflora cada día, fue el escenario en el que me crucé con sus ojos rasgados, eran las cinco de la tarde.


GION A LAS CINCO

Paseas cortos pasos,
admirado icono eres.
Sabedora de secretos,
mil amores de sabores
reflejan tus recortados labios rojos.
Una máscara de arroz nos separa,
te protege, esconde tu mirada,
tu altiva mirada.
Un destino esperado te delata,
emocionada reconozco
que aún perdura en ti
un tiempo muy lejano.

Kioto es un lugar indispensable para saborear Japón. El paseo de la filosofía acompañado de cerezos, el tradicional barrio de Gion, el castillo Nijo, los numerosos templos budistas y sintoístas, sus pagodas y jardines zen, jardines de paseo y paisaje, los mercados y los restaurantes, cruzar el río Kamo-gawa por alguno de sus puentes, la sorprendente y moderna estación de Kioto, en la que el acero y cristal provocan un espacio totalmente abierto al cielo.
Pasear Kioto, el ajetreo de su moderna ciudad y sus barrios tradicionales y el reposo en sus jardines es uno de mis mejores recuerdos.


sábado, 8 de septiembre de 2007



Hay días en los que las contradicciones dominan la propia búsqueda y asoman por todos los poros de la piel.


DICES

Cuando estoy en crisis
me gusta oírte pronunciar
mi nombre, dices.
Cuando quieres respuestas

encuentras la sombra de mi luz,
no la usas como guía,
dices no querer consumir

espejismos ajenos.
Los espejos reflejan
tus propios espejismos,
y quieres dominar tu imagen
incluso cuando el viento
tumba los ánimos
y desata los deseos.




La fotografía corresponde a un día de búsqueda en la Playa de Vega, Asturias.

sábado, 25 de agosto de 2007




GUADAMÍA

Escarpado trono hoy me posee,
ángulos calizos traen tus brisas
y mi alma aspira tus deseos
que baten y baten a mis pies.

Espumas blancas como tul
se agitan en el aire
y esta humedad que asciende
caracolea mi interior.

Me atrapas, te estrellas contra mi
engañoso mar de mis pasiones,
horadas intersticios de mi cuerpo
y nunca más te alejas.

Nunca me abandona
el deseo de ti que en mí despiertas
y acurrucada en tu arrullo
me quedo hoy contigo para siempre.
La fotografía corresponde a la Playa de Guadamía, cerca de Llanes. Asturias se merece su reconocido título de Paraiso Natural ¿verdad?

viernes, 24 de agosto de 2007





UNOS OJOS RASGADOS CRUZARON MI CAMINO.

Esa mañana en Kanazawa ondeaban verdes los arrozales y me crucé con tu mirada. Había llovido, bajabas de un coche negro, yo acababa de visitar el amplio jardín de Kenroku-en. La serenidad, el frescor, el agua, los puentes de sutil diseño y los bellos paisajes se habían apoderado de mí. Apareciste tú, mirabas simplemente. No entiendo vuestras miradas, parecías distante, ajeno, sin embargo tus ojos eran profundos.
Un taxi me llevó a la estación, andén 3, coche 4, allí estabas de nuevo, lucías tu magnífica sonrisa. El viaje fue un continuo de miradas, gestos, preguntabas por mi país, mi trabajo, mis deseos.
Llegamos a Kyoto en un suspiro, nunca un tren bala fue tan bala. Y sin más despedidas, quedamos en vernos a la noche, no dijimos ni hora, ni lugar, seguros de que sin duda el azar nos llevaría otra vez al mismo punto, al mismo tiempo.

sábado, 18 de agosto de 2007























CONTRASTES Y HAIKUS.

A Matsuo Basho se le atribuye el origen de los haiku, poemas de 17 sílabas, 5,7,5, basados en el concepto ascético de la belleza y de la filosofía zen. También hay quien dice que los haikus tienen mucho que ver con los mensajes codificados de los ninja. Sea cual fuera el origen de los haikus a la vuelta de Japón yo, irreverente, aún con los verdes y silencios frescos en mi ser, me atrevo a escribir:


Acurrucada
sobrevuelo nubes
altas, redondas.

Acero, cristal,
agua y jardines.
Contrasta Japón.

Acero, cristal,
los falsos, altos bosques,
rascan cielos.

Luces de neón
salpican sus noches.
Tokio vive.

Suave brisa,
agua y piedras,
húmedo frescor.

La serenidad
habita en el jardín,
Aroma verde.

Equilibrio,
luces, agua, verdes,
Paz y jardin zen.

Luz, caricias,
de verde y agua.
Jardín japonés.


Matsuo (1644-1494) nació en una familia de samurais y sirvió al señor feudal Yoshitada, pero su espíritu viajero le llevó a vivir en Kyoto y Edo donde adquirió fama como poeta. Posteriormente se refugió en la filosofía zen y decidió recorrer su país, “Senda hacia las tierras hondas” es su libro, creo, más conocido. Su comunicación con la naturaleza es más que evidente cuando dice:”
Podrán caer los países, pero sus ríos y montañas permanecen. Cuando llegue la primavera al castillo en ruinas, la hierba volverá a ser verde” .


Las fotografías corrresponden al Kinkanku-ji, en Kyoto, llamado también Jardin del Pabellón dorado por el color del edificio frente al lago y a un edificio de Osaka, respectivamente.

jueves, 16 de agosto de 2007


ATARDECE EN TORRE MORI. Japón 3.

Tal vez el sentimiento de que el hombre domina el mundo sea más real en el piso 52 de la Torre Mori, en Rappongi, viviendo el atardecer, virando el cielo de azul gris a rojizo, anaranjado por momentos, y sentirte suspendido sobre un espacio de altas torres de la ciudad de Tokio, salpicado de manchas verdes de innumerables jardines, y seguir el balanceo de sucesivas olas de luces rojas que intermitentes ya ondean paseando por doquier en los altos edificios y sentirte flotar en un mar artificial de neón con el que el sentimiento de que el mundo está a tus pies parece más visible. Aún a esta distancia puedo apreciar el fluir constante de los coches, ríos de asfalto de este mundo tan habitualmente frecuentado que parece nunca va a perecer.

Decido virar al cielo la mirada y darme cuenta que aún habito en Gaia y bajar al microcosmos de un jardín, respirar la paz en verde y el agua que discurre natural y volver a reconciliarme con mi ser y sentirme tierra más que nunca.

domingo, 12 de agosto de 2007


POR ENCIMA DE SIBERIA, VIAJO AL ESTE. Japón 2.

Manta, almohada, toallita caliente entre mis manos, mesa, asiento reclinable, una tele a mi medida, películas y música de todo el mundo, condición y lengua, champagne y chardonay y comida francesa y japonesa, son las comodidades para 12 horas de Airbus, Paris CDG-Tokio Narita. Miro alrededor, a nadie en particular, somos fauna en cómodas zapatillas, algún portátil en acción, libros, a veces imposibles, dormitando y en continua ajetreo.
Escucho música y no pienso, no sé si es el momento para ello. Mi reloj marca las 21,15, hoy no se ha puesto el sol y amanece a mi izquierda. “Es lo que tiene viajar al este”, dice un amigo.
“El sol naciente me emociona. Hace 20 horas que viajo y 25 que estoy de vacaciones”, escribí hace unos días cuando iniciaba el viaje hacia Japón. Y es que viajar me apasiona y se me nota.


viernes, 10 de agosto de 2007


HORROR EN HIROSHIMA. Japón 1.

Estaba en Hiroshima el día 6 de agosto de 2007. Había llegado a las 10 de la mañana, 62 años después de la primera bomba atómica. Los actos institucionales de primera hora con la presencia del primer ministro y los representantes internacionales ya habían acabado. Hacía mucho calor, yo había interiorizado durante todo el camino lo sucedido en Hiroshima, pero cuando me encontré frente a la Cúpula de la Bomba Atómica, el único edificio de la época cuyos restos aún quedan en pie, la rabia, el miedo y el dolor se hicieron patentes a flor de piel.

El horror de las guerras inútiles ante nuestros ojos,
el horror de la destrucción rasgando nuestro corazón,
el horror de los efectos nucleares sobre nuestra piel,
el horror de las ausencias, del dolor vivido,
el horror de la herencia que dejamos a nuestros herederos,
el horror sin más palabras,
sólo horror.

Y pensé, ilusa, que el camino de la paz no debe tener retorno si somos muchos los que lo forzamos.
Y entonamos cánticos de paz, en todas las lenguas de las que había representantes, en Heiwa-Koen, el Parque conmemorativo de la Paz en Hiroshima, y las lágrimas afloraron libres y sentidas,
y escuché el testimonio de un representante del pueblo Kurdo y ví sobrecogida las fotografías que presentaba del ataque en Harabuya, al norte de Irak, en 1988,
y nos acercamos a la escultura de Mil pájaros de papel, nos enseñaron a construir garzas de papel dorado en recuerdo a la niña que las construía todos los días mientras esperaba la recuperación que nunca le llegó,
y escuchamos los relatos de los hibakuska, las personas afectadas por la bomba que aún continúan vivos, en el Museo de la Bomba atómica,
y escribimos nuestro mensaje de paz en una linterna de papel que navegó a las 10 de la noche por el río Motoyasu-guwa, en compañía de otras diez mil linternas con mensajes de paz,
y llevamos la rabia y sentimos el horror para siempre en nuestras venas.

El día 9 de agosto, no estaba en Nagasaki cuando los actos conmemorativos de los también 62 años de la bomba atómica en la ciudad y tampoco estaré el día 15 de agosto en la gran marcha por la paz, pero estaré siempre en la lucha por la paz en cualquier lugar del mundo y para todo el mundo.
La fotografía corresponde al símbolo de la destrucción de Hiroshima, la cúpula de la Bomba Atómica.

martes, 24 de julio de 2007


ESFERAS 1

Si en una bola pudiera caber el mundo
escogería aquella que tiene
su cuna bajo la torre del reloj,

porque no quiero que pasen más horas,
más tiempo irremediable,

te sentaría en la bola más brillante
para que tus ojos iluminen
todos los demás,
si en la bola cupiera tu sonrisa
inundaría de azul todos los labios,

y si tuvieran manos y alas
las esferas brillantes que presentas, vida,
abrazarían mi piel
y mis caricias deslizarían pétalos de seda
a tu paso.



Me voy de vacaciones. Hasta la vuelta. ¡Disfrutad de la vida!

martes, 17 de julio de 2007


MUJER SABIA

Mujer sabia
no pidas perdón por lo que sabes.
Además de sabia, maga,
desapareces tus encantos en el bosque
y te apiadas de los dioses menores
que sólo tú te encargas de ensalzar.
Atrévete a ser libre y sana,
sin verrugas en el alma,
saberte ser,
que no eres del rebaño,
que no eres la tetera de una mesa de burdel.


El puerto de Candás, Asturias, muestra este aspecto en algunos atardeceres.

jueves, 12 de julio de 2007







Continuamos con la 20 Semana Negra.

Es una delicia acabar la jornada de trabajo e iniciar el asueto escuchando a Valerio Manfredi, un comunicador nato, que nos hablaba de la diferencia entre historia y literatura. Se le oyó decir que “La verdad histórica tal vez no existe, la historia es un esfuerzo noble, heroico por transferir la memoria de la humanidad, por tratar de transferir la verdad sabiendo que no es posible”. La historia se mueve en las dimensiones cronológica y política, la literatura añade una tercera dimensión, la profundidad de campo, la vida de la gente, sus gestos, el medio en el que viven.

En el espacio AQ el tercer encuentro bloguero en la SN, con varios participantes a los que he linkeado recientemente. Estaban BEF, Fran J. Ortiz, Alejandro Caveda, Víctor Santos, Kenny Ruiz y Jorge Ivan Argiz, además de una servidora, prestigiosos ilustradores y creadores del comic que debatieron, bastante blandamente, sobre el futuro de los blogs y demás fricadas como dijo uno de ellos.

El miércoles me premió el espacio AQ con la presentación del escritor Lucius Shepard, me resultó interesante su denuncia sobre las prácticas perjudiciales para la salud por parte de las grandes compañías de frutas en Nicaragua. Y siguió AQ con el debate sobre Feminicidio en América con participación de Begoña Fernández, Fátima Frutos, Ainoa Aznarez y Álida Hevia, mujeres relevantes del Colectivo Mujeres progresistas, acompañadas por Marc Fernández, periodista autor del libro La ciudad de las muertas que actuaba de moderador. Y encontré esta definición del término. Feminicio es el asesinato misógino a mujeres por ser mujeres y porque no son como los patrones sociales machistas creen que ellas deben ser. No hace falta ir tan lejos para la reflexión pues antes de ayer en España murieron dos mujeres a manos de sus exparejas sentimentales.

Y al tercer día la asturianía me abrazó. Xuacu Amieva y su gaita en Radio Kras, Nuberu y el coro San Andrés en el escenario central cantando a la mina. Mucho antes la conversación amable con el escritor Peter Berling y la Danza vertical sobre las paredes exteriores del fondo sur del estadio del Molinón con la Compañía B612, os lo recomiendo.
Y hasta el domingo 15 más exposiciones, presentaciones de libros y demás.

domingo, 8 de julio de 2007


Hoy el mar estaba gris y yo llevaba demasiados perdigones en las alas.

ALAS PARA MI LIBERTAD

Necesito urgentemente unas alas
para volar
porque me quedo quieta
y viene el frío,
el oscuro desierto me invade
y mis sueños se alejan de mi.

Debo encontrar unas alas
para regresar rebelde
que aún soy por dentro,
para no dejarme arrastrar abandonada
por negras corrientes,
para buscar las aguas trasparentes del norte,
para sobrevolar la bancarrota de mi vida,
alejar el miedo que asoma algunos días
al atardecer.

Necesito abandonar la etiqueta
con la que me veis caída,
dejar fluir la luna roja
que poseo tras la máscara
que ni yo misma hoy puedo inventar,
que ni yo misma, sin alas,
sé de mi pecho arrancar.
La fotografía de Luanco un domingo que estaba gris por fuera y por dentro.


20 Semana Negra de Gijón.
Mestura y su último disco, Aguas del Norte.

Marisa López y Luis Suárez, Mestura, nos han ofrecido un concierto conjugando la magia de las palabras, los sentimientos, la voz, las pasiones, amores, desamores y nosotros nos dejamos atrapar y disfrutamos de esta magia en su voz y su guitarra.

Área Ibérica ha organizado este concierto en la carpa de Radio Kras, La cita clandestina, en la Semana Negra de Gijón. Las canciones de su disco, Aguas del norte, en varias lenguas, asturiano, fala, gallego, portugués, y los fados clásicos de la gran Amalia Rodrigues, Amor de mel, de Katia Guerreiro, Guitarra triste y Marizza, Medo, nos trasportaron más allá de nuestro presente.

Marisa y Luis nos dicen en la contraportada de su disco:

Las pallabres son pontes
qu´atraviesen el mundu.
Voces que s´escriben, que cuenten,
que creen, qu´abracen, qu´inventen,
que texen el camín
que conduz a un universu
de lluz y de destinos compartíos.


Que así sea.

sábado, 7 de julio de 2007



Gijón se sale, 3.

La Semana Negra ha empezado. Ayer día 6 cortamos la cinta de la 20 Semana Negra de Gijón. Casi 150 escritores del género, música, exposiciones de comic y de fotografía, vídeo, librerías, ciclo de cine y hasta un encuentro bloguero, el periódico A quemarropa, varios lugares de encuentro, la carpa central, la carpija, radio Kras, debates y presentaciones de libros en simultaneidad, además de restaurantes, baretos de copas, conciertos, artesanía y demás. Vamos que podéis consultar el programa diario.


Hoy hemos disfrutado en la carpa de los encuentros de la palabra y la comunicación de Samuel R. Delany que presentó su último libro acompañado por BEF y Alejandro Caveda. Me quedo con su frase “El lenguaje modela la realidad”. Dice Delany, este escritor americano, editor, crítico literario, profesor de Universidad, de 65 años, con una larga barba blanca adorable que le gusta escribir sobre lo que ha sentido y ha vivido y también recrear la vida tal como la ve en los demás, escribe desde el interior y el exterior de sus personajes.

Merecen una mención especial las magníficas fotografías del Encuentro Internacional de fotoperiodismo Ciudad de Gijón. Daniel Beltrá con las fotografías sobre la sequía en el Amazonas, Pedro Armestre con las de los incendios del verano del 2006 en Galicia y Portugal y Anthony Mitchel del que me gustó especialmente la imagen de un padre y un hijo delante de una vaca muerta en Etiopía.

domingo, 1 de julio de 2007



MARTA DICE NO.

“La apariencia no viste al hombre” leí hace días en el aire y hoy fue, más que nunca, certero el comentario.
Traje azul gris de alpaca y corbata con un toque de color reflejando arco iris en tu piel. Apuesto hombre maduro, parecías profesional solvente, en ese punto de cocción afortunada, unas canas, las precisas, para aportar seguridad con una pose de apariencia casi sensible.
Diste una vuelta alrededor de tu mirada y te creíste a salvo porque tu mundo paseaba hacia un encuentro plácido. Unas cañas, dos amigos y los comentarios jocosos sobre una nueva escaramuza.
Acababas de dejar casi fría la escalera del golpe que pegaste a la puerta. Un empujón, un comentario, un requiebro, un “no vales para nada, ni un polvo caliente en el trabajo, ni una carta bien escrita”. Y saliste del archivo, fue tu única salida cuando Marta, acurrucada tras los ficheros cómplices de tus acometidas, dijo no como único escudo. Y tu fuerza golpeó su rostro descargando la rabia de un niño sin juguete.
Saliste trasquilado por un no. Llegaste al café y donde otros dos trajes azules de alpaca sonrientes esperan tus detalles de la acostumbrada conquista.
Tu máscara se desvaneció. Hoy Marta dijo no, habló y denunció y nunca más vivirá tras la muralla del silencio de unos ficheros cómplices cuya llave tú, piel de rata cazadora, tenías escondida.

En Ljublajana, Eslovenia, hace unos días , en la Presernog trg, me encontré con una preformance de figuras suspendidas en el cielo y una de ellas llevaba este cartel OBLEKA NAREBI CLOVEKA. Me dijeron que la traducción es LA APARIENCIA NO VISTE AL HOMBRE.

miércoles, 20 de junio de 2007


ESFERAS 2

Juegan esferas en mi vida,
se mezclan con cantos en mi mar
esperan cual veleros
que el agua las abrace.

Sonrisas y ojos mudan,
mares y cantos escapan,
se deslizan al río de la vida.

Caminan esferas ruidosas
por la acera,
bajan escaleras y divertidas enseñan
sonrisas y lágrimas por doquier.

Esferas encalladas cuando,
en hierro soporte, el frío acaba
con el último resquicio de ilusión.

Esfera es la vida gastada.

Todos somos densidades y una esfera,
en camino circular.

sábado, 16 de junio de 2007








GIJÓN SE SALE, 2

Y no lo digo por la cantidad de grandes eventos que solemos practicar en mi ciudad sino que hoy quiero convocar el homenaje a la cantidad de actos culturales que disfrutamos y organizamos los de “a pie”, fruto de la cantidad de talleres en los que participamos los gijoneses auspiciados por la Universidad Popular de Gijón y otros que libremente nos fabricamos y procuramos.

El domingo 10, a las doce y media de la mañana, seis poetas de “a pie” participamos en la actividad Leer el paisaje en el Jardín Botánico Atlántico. Una hora de verde silencio cómplice salpicado de aromas y murmullo de agua, rodeados de colores vivos de flores por doquier, aunque el cielo lucía azul gris las aves se hacían sentir a nuestro saludo, y ¿qué deciros del abrazo de los árboles? Ellos los protagonistas de honor que nos hospedan y las palabras sonando, vibrando y removiendo sentimientos y pasiones.

Y el día 14, después de los habituales Encuentros poéticos del grupo ENCADENADOS, que celebramos los segundos jueves de cada mes, en el Centro Municipal de La Arena, tuvimos doblete porque a las nueve y media de la noche, nos encontramos con la magia de las palabras y la música, la fusión y el mestizaje de expresión y comunicación en los Encuentros mágicos del Café Trisquel. “Algo que surge de la nada y creamos entre todos” dijo Mamen, verdadera alma de estos encuentros. Eran los séptimos encuentros, desde noviembre, cada mes, venimos conjugando los verbos de la música y la palabra. “Diálogos del alma y el paisaje”, dijo Pedro Llaca, “Porque la palabra también tiene la magia de la denuncia”, dijo Carmen Sánchez, porque son necesarios estos encuentros que disfrutamos y nos recargan las pilas “A veces los zapatos se retrasan por el peso de la arena”, dijo Carmen Yánez. La cálida y dulce voz de la mujer alada con su bossa nova y Eduardo con su voz y su guitarra y también la guitarra de Dani y el arpa de Suso y la palabra de Armando, de María, de José Ramón y de nuevo la música de Pedro y Ernesto y Santi y Marina.

Y no descansamos porque ayer viernes 15, a las 9 y media de la noche, tuvimos teatro. Los alumnos del taller de Teatro del CCAI representaron Los ciegos de M. Maeterlinchk. Un texto de gran belleza y perfecta construcción dramática dónde se representa al ser humano con sus temores y sus miedos dentro de una naturaleza milenaria y donde la ceguera funciona como símbolo de una sociedad que ha perdido sus valores y no encuentra su relación con el Universo", nos dicen los artistas en el programa de mano.

Y hoy sábado 16, a las ocho de la tarde, Sabina Iñiguez inauguró su exposición de pasteles, acrílicos y óleo en el Café Gijón y... ¿queréis que siga?.
Los de “a pie” en Gijón nos movemos mucho.

lunes, 11 de junio de 2007


LOS MENSAJES DE CARLA

“Estoy de migraña, cari. No me apetece salir”, dijiste en un lacónico mensaje y sentí en las narices la barrera del portazo.
Todo se detuvo y sin saberlo examiné las ocho palabras que acababa de recibir. Las tres primeras definitivas, una declaración en toda regla, esto es así, yo lo sé, no preguntes, no te intereses, no intentes averiguar. La cuarta palabra suavizaba la dureza de las palabras anteriores. Sin embargo, si aún yo creía que se abría algún resquicio con el resto del mensaje, las cuatro últimas mostraban claramente su intención.
No hay duda, Carla se vuelve otra vez infranqueable, pensé. Y me sentí al margen, sin posibilidad de intervenir. Y no te contesté ¿para qué? Lo habías hecho varias veces este año, diez, doce, no sé, perdí la cuenta. Yo siempre borraba cada nuevo portazo y empezaba cuenta nueva, siempre abría los brazos a una nueva intermitencia tuya cual guadiana en pleno curso.
Aquella mañana habíamos hablado, habíamos hecho planes para vernos, a las ocho estaría bien. Un beso dijiste al despedirte. Nada hacía presagiar la barrera que oportuna aparecía al menor descuido.
“Estoy de migraña, cari. No me apetece salir” y Carla pensé que el orden de tus palabras no era el conveniente, no me apetece salir sería lo primero, lo demás ya no importaba.
Y esta vez sonó distinto, totalmente explícito en mi interior. Cerraban dos años de intento de proyectos en común, cerraban amaneceres de inconstantes promesas, cerraban atardeceres frente al mar en aquel rincón que siempre vivíanuestras paces, esta vez rompían el círculo vicioso de un paso hacia delante y dos pasos hacia atrás.
Y te borré, Carla, borré tu número de mi móvil, es curioso me costó, nunca había borrado el número de una amiga de verdad y me dolió porque a la vez estaba borrando consciente tu sonrisa de mis labios y borré de mi piel tus caricias, borré de mis sentimientos los tuyos, borré de mi corazón el recuerdo y decidí no volver a pasar por el tuyo.
Hay gestos que a fuerza de repetirlos crean hábitos, pero a veces la consciencia actúa por si misma, independiente del corazón, y resuelve los problemas al instante y para siempre.
La fotografía corresponde a un nocturno frente a la Iglesia de San Lorenzo, en la playa de Gijón.

martes, 5 de junio de 2007


PARAISO EN POO.

Líquidas estelas dejas en mi piel,
me abandono a tí,
con suave ronrroneo me acompañas,
me recorres, me penetras,
una y otra acometida,
me suspiras,
y te beso, ola, cada vez
que vuelves a mí.

La fotografía corresponde a la Playa de Poo, Llanes, Asturias. Un pequeño paraiso para compartir.

martes, 29 de mayo de 2007



Lisboa 12. UN CHÁ EN CHAO DE LOUREIRO

Descansaba en la terraza de Chao de Loureiro, sonó el móvil. La Sé a mi izquierda con aquella palmera que siempre la acompaña, el Carmo enfrente, sin techo y sin corona, y tu voz que sonó ajena, independiente, no me cuentas y me llamas. Eran las tres de la tarde, el chá verde estaba delicioso, la música y el sol calentaban mi cuerpo, el aire acariciaba fresco. A lo lejos mi mirada se centraba en estelas blancas que dejaban los barcos sobre el Tejo, inevitable Tejo que siempre me susurra lo que tú no quieres decirme. Chao fue tu escueta despedida, la silueta de la Ponte 25 de abril también me despedía cuando abandoné la terraza para perderme por las escaldhinas de San Antonio y te besé en la distancia.
Alfama tiene varios miradores y terrazas desde los que destacan rojos tejados y torres. En este caso, las torres de la Sé.

lunes, 21 de mayo de 2007


VIAJARÉ

Viajaré al África de rotundos amaneceres,
de hambre en los niños de ojos abiertos,
de las bocas vacías por el llanto agotado.

Viajaré al África que entona cantos al atardecer,
donde los mansos leones rivalizan con rapiñas mayores
y el dolor llora por vientres hinchados de aire de hambre.

Viajaré al África de la pobreza hundida en la mies
que recoge el vacío que siembran los ricos del norte.

Viajaré al África de la espalda abierta
que nada y se hunde,
de la espalda vuelta atrás que pierde
y deambula a la deriva.

Viajaré al África de riquezas en bolsa de pocos.
Viajaré al verde vergel de ramas, sabanas,
de jirafas que bailan el cielo,
elefantes y hienas, algunas humanas.

Viajaré al África de la música caliente
y deseos fluyendo en la piel,
de la ruina y penuria redimidas
que dignas se asoman al escaparate
y se sienten belleza excluida del rico pastel.

Viajaré al África de mis sueños,
de cantos de mujeres y niños al atardecer,
del cielo rojo, de escuelas y calles y casas,
del verde vergel, de ramas,
sabanas y caminos con sed.



Porque nadie habla ya de África es necesario recordarla. La fotografía pertenece al norte de Marruecos en la antigua zona del protectorado español.

domingo, 13 de mayo de 2007


CAFÉ ORIENTAL

Tomaba un té marroquí al atardecer, el ajetreo alrededor y el sabor dulzón a menta eran intensos. Unos ojos me miraban profundos y su sonrisa… ¡qué deciros de su sonrisa!
Intentaba conectar la PDA para leer mi correo, era una manera de no afrontar la despedida.
Paseo el damasquino en el techo, las vidrieras de colores en las ventanas y tu mirada temblorosa.
Todo se acaba en esta vida y una semana de vacaciones no dan para más, ni para menos, que cruces de piel, aromas y sabores y la intensa pasión de tu mirada.
La fotografía corresponde a un café en la costa mediterránea de Marruecos, cerca de Nador.

sábado, 5 de mayo de 2007


A veces, pequeños cristales rotos de realidad, son las cosas importantes que protegemos en las almonedas del alma.


MI CAJA DE CORALES

Guardo en mi caja de corales más preciados
impaciencias e ilusiones,
un cabás que huele a nuevo,
chapuzones en el mar y aquel caldero amarillo con dibujos,
el rubor con tu mirada,
el camino descalzo en mis pies
y el primer suspiro que robaste aquella noche,
las mimosas del vestido que compré con aquel sueldo,
mis primeros zapatos de tacón,
el fin del mundo en forma de rojo atardecer,
la tarde de reposo en el sofá
y el libro, y el pilot,
la página desnuda que me llama,
el zoco que se abre al té con menta,
y un río y un navío
y las islas de agua y los mares de arena,
la magia de los proyectos que se hacen realidad,
las miradas que superan tantos miedos,
un nuevo amanecer.

Guardo en mi caja de corales más preciados
aquella ruta que aún no hice,
montañas que seguro subiré,
nubes que no sobrevolé,
poemas que aún no escribí,
este poema que aún no sé si acabé.
Cuando viajéis a Gijón no os olvidéis pasear al atardecer por el parque del cabo San Lorenzo.

sábado, 28 de abril de 2007






IMPLACABLE ERES

Implacable eres, nunca regresas,
forastera me haces
de mis lugares preferidos,
viajas tu curso.
Si el cauce te ahoga
exploras nuevas vías,
nunca regresas.

Cuando quieta quedo con las hojas
de árboles que risueños me acarician
parece lento tu discurso.
Si canto alborotada con la sonrisa
de la luna en compañía
luces rápido.
Me haces dudar que sea cierto lo vivido,
abro los ojos y no estás, te has adelantado
a mi pasar.

Voy gastando el viejo cascaron de mi existencia
sumido en ti, apegado a ti.
Con arañazos que me adornan cual tesoros,
con sonrisas y abrazos que regalo cual trofeos,
y el reto de aquella vela blanca
que se impone libre
hinchada al viento de tu paso.

Tú, sigues indiferente a mis retornos
fluyes siempre,
continúas implacable.
Nunca permaneces en mí
más que un solo tiempo.

Y hay un tiempo de brotes
y un tiempo de frutos,
un tiempo de negros pasos
con sombrías humedades,
y hay un tiempo de azules y rosas y amarillos,
un tiempo de labios cruzados
y sexos marcados.
Y todos navegan en ti.

Y hay un tiempo de río de dentro del alma
que fluye lento si lo retardas,
si lo sientes,
mas fugaz espejismo fluye siempre.

Implacable fluyes siempre.
Hay otros ríos, pero esta imagen del Tejo desde Alfama recoge mi sentir en estos momentos.

sábado, 21 de abril de 2007








Lisboa 11. Cartas desde a tercera, cuarta y quinta feira.


CARTA DESDE A TERCERA FEIRA

En la mañana no te has perdido nada interesante, porque la visita a un centro comercial es siempre es la misma, tú aburrido entre cajas de herramientas y yo dedicada a tareas muchos más rudimentarias.

Sin embargo atardecimos en el Adamastor, abrigados por reflejos azules de las nubes en el cielo y un porto ruby en los labios acunados en la pacífica y reposada charla de la vida. En silencio se cruzan nuestras miradas y pienso con Whitman.

“Creo que no haré otra cosa durante mucho tiempo que escuchar. Para aumentar mi caudal con lo que oigo… y dejar que los sonidos me enriquezcan”.

Ya anochece y la lua vuelve una vez más a reflejar su idílica imagen sobre el Tejo y sentí que estabas confortablemente instalado al otro lado oscuro de esta lua y eso, amigo, es peligroso por momentos. Hoy la lua estaba fría, no era roja y yo te sentía al otro lado de las ondas.


CARTA DESDE A CUARTA FEIRA.

La praia airada y ventosa, aunque nada que ver con los vientos de Cabo Vilán, por supuesto. Un rumor bate olas de espumas, el calor de este sol, todavía tierno y la textura de la arena me acompañan y yo permanezco escondida tras agreste acantilado, atisbo mi futuro, dudo sobre la libertad y la sujeción, y concluyo que tal vez mi vida sea volar como libre cometa, aunque fuertemente sujeta a esta tierra en los días de viento. Y sigue Whitman rodeándome con su Canto a mi mismo.

“Me celebro a mi mismo.
Y cuanto asumo tú lo asumirás.
Porque cada átomo que me pertenece, te pertenece también a ti.
Holgazaneo e invito a mi alma.
Me tumbo y holgazaneo a mi antojo… mientras observo una brizna de hierba veraniega”.

La tarde caía lentamente en la madera de la mesa del Muchaxo, se marcaba la línea azul de un horizonte de agua frente a mí, esta agua por momentos ya rosada que resulta tan cercana a mis sentimientos. Sin embargo hay encrucijadas que hoy no quiero afrontar y me dedico a decirte que la vida hay que vivirla, no soñarla, que hay que pensarla después de haberla gastado. En este momento cierro mis ojos y cierro el día.


CARTA DESDE A QUINTA FEIRA.

Hay dos motivos para viajar a Oeiras. El Jardín de los poetas ( ya os hablé varias veces desde un viaje de otoño de 2005) y el masaje Gingko. Podéis dirigir vuestros pasos hacia Lagos Park y en el edificio del club deportivo, luminoso cristal en la fachada, os encontraréis con amplio ambiente exclusivo para machacar, moldear músculo y practicar el relax mental y corporal. Yo opto por lo último, masaje gingko.


Música zen y luz ocre tamizada,
velas blancas y tus manos se deslizan,
suaves por la carne de mi alma,
como yo me deslizo cual sombra,
suave por las aceras de Lisboa.

Húmedas piedras postran ante mí
humedades que ayer viví contigo,
implacables perforan hoy mi alma,
mientras brilla tu piel de gata negra,
complacida, feliz, ajena de añoranzas
.

Las fotografías corresponden a un atardecer desde el Adamastor, en Lisboa y a la Playa Cresmina, cerca del Guincho, Portugal.

sábado, 14 de abril de 2007




COSAS QUE NO SOPORTO EN UN POEMA

No me gusta no encontrarte,
ni tampoco que salgas a deshora,
que te conformes con la pátina vacía
de las bellas palabras encuadradas.

No soporto que olvides ser sincero,
ni que luzcas pavoneo en tu tono.
No te aguanto que yermo
no sacudas interiores en el alma,
que no siembres emociones,
que no desempolves sentimientos.

No soporto que, acolchado
bajo cómodas escarchas,
no me eleves a las nubes que yo habito,
que no redondees los finales
y no me dejes al borde de un suspiro.
La fotografía está tomada a la entrada del Jardín de los Poetas. Oeiras. Portugal.

lunes, 9 de abril de 2007




















Lisboa 10. Cartas desde a primera y segunda feira.

CARTA DESDE A PRIMERA FEIRA.

Desde el cuarto piso de aquella ventana pombalina en Casi Do Sodré escribo una carta que no fue, a quien no vino. Levanto la vista al Tejo que, gris verdoso me acompaña hoy, enmarcado en nubes grises que no se deciden a virar y le cuento que tú tampoco te decides a virar y acompañarme.

Escucho a Lassa, leo a Whitman que dice: “Era un niño que se lanzaba a la aventura”, pero tú no te lanzas y no la vives. Te invito a mi alma y no aceptas Lisboa, tienes otros lares de alma que acogerte.

Sigo con Whitman: “Quédate conmigo este día y esta noche y poseerás el origen de todos los poemas del mundo”, pero tú no te quedas.

Y aún así paseamos O Brilho das Imagens, en el Museo de Arte Antiga, caminamos la Rua das Janelas verdes, nos cruzamos con la Pasión de Cristo, llevamos en las manos ramos de olivo, romero y palma que en la Igreja de Santos nos ofrecieron después de que campanas de pasión nos llamara al rezo internacional por la paz en el Domingo de Ramos.

Y paseamos la lua cheia de abril desde la oscuridad de la otra orilla del Tejo, que ya se eleva esplendorosa entre tú y yo al acabar la comida brasileira y el espectacular atardecer en Punto Final, con Lisboa hermana reflejada en tu mirada.



CARTA DESDE A SEGUNDA FEIRA

Llovía y te has perdido la Rua das Flores, la Rua a Rosa y llegar empapado hasta la gran sabina de Príncipe Real que tantos veranos acoge mis reflexiones en las mañanas.

¡Que buena la parada en Rato para comer Caldeirada de borrego!, esta vez en Monte Real. Tras el café espléndido, humeanmte, paseaste conmigo hasta la Estufa fría, de la mano de rojos hibiscos abriendo sus pétalos llenos de gotas frías, y la esclerichia te miraba asomando sus luminosos naranjas y azules. Escuchaste los gallos cantando a deshora tal vez porque con esta primavera llega también chuva a destiempo.

Te sumiste en la dulce espera del tranvía de Lavra y te asomaste al Jardin del Torel, donde el beneplácito azul lucía tímido, aún con el sol recuperando almas perdidas, e inducía a dejarse llevar por agradables pensamientos y susurros de cielo en su mirada.

Te enseñé encondidos rincones de Alfama y te besé con chocolate en la Pastelaria Nacional, frente a la estatua a caballo de un tal Joao que asistía impasible a una charla aplazada por momentos. Sigue Whitman a mi lado.

“Si no consigues encontrarme al principio, no te desalientes.
Si no me encuentras en un lugar, busca en otro.
Estoy en alguna parte esperándote”.

Y te escribo porque lo que no fue ha sido de otra manera, será distinto en el tiempo, en el instante…
El Museu do Arte Antiga de Lisboa expone Pintura y Escultura medieval do Museu Nacional de Varsóvia. La segunda foto corresponde a la Ponte de 25 de avril desde Cacilhas.